Feeds:
Posts
Comments

Archive for May, 2006

– Cómo hizo Johnny Deep para, siendo un actor tan lindo y talentoso, arruinar tan pero tan bien un personaje como Willy Wonka?

– Por qué por una vez que recibo un mensaje cariñoso en mi celular de alguien que me saluda con buena onda y no pide nada a cambio, este mensaje es de número desconocido, si uno llama atiende el contestador, no responde a la contestación “gracias, quién sos”, y no existe ni chonga manera de averiguar quién rayos será?

– Por qué Britney Spears después de dejar caer a su bebé de siete meses de una sillita para bebés y tras fracturarse el cráneo el infante sólo atina a denunciar al fabricante de la silla y correr a la peluquería a hacerse las uñas y peinarse para calmar el disgusto?

– Por qué a pesar de haber entrado un día en un shopping y haber visto muuuucho papel higiénico tirado en el piso por todo el lugar, y a pesar de saber que es cierto, hoy lo recuerdo y no me lo creo ni yo?

– Por qué las mujeres tenemos que hacernos el pap? Que inventen algo igualmente torturador para los hombres!

– Por qué yo pensé que los adjetivos calificativos : nena, chiki, chiquita, pequeña, peti, dirigidos hacia mi persona desaparecerían con la llegada de mi mayoría de edad y no ha sido así, sino que molestamente parecen haber incrementado?

Y lo más importante:
Por qué corno todavía no aprendo a hacer el signo de interrogacioooooón que va al principioooooo???

Read Full Post »

Conjugación

Situación: escritor tira novela sobre escritorio de importante editor:
Paff! (Ruido de novela aterrizando)
Editor: (leyendo) – ” Me cago en Ud.” Pero qué mierda es esto Scaturzzi?, qué significa este título?
– Naturalmente, el trabajo, hoy es la fecha pactada.
Editor: – Pero esto no es lo convenido.
– Ni siquiera lo leyó, además me da exactamente igual, fíjese que hasta me cago en eso.
Editor: – Cómo dijo?
– lo que oyó, y es más, me cago en eso, en Ud, en esta editorial de m…, en la gran mayoría de las personas con las que me he cruzado en esta vida, en toda la falsedad que arrastraba esa gente y en toda la que arrastrará la que aún me falta conocer.
Editor: – Pero las pautas eran una novela acerca de los secretos del Código da Vinci que frustrara la de la competencia, contábamos con Ud. para eso.
– Resulta que me cago en las pautas, y ni que hablar del Código da Vinci…
Jefe de la editorial asomando la cabeza: – Cacho, aceptá lo que venga, tenemos que sacar algo ya y las “Memorias de Moria Casán volumen 4” se van a retrasar una semana más.
Editor: – Está bien, dese una vuelta por donde Ud. ya sabe que le van a dar su cheque, tuvo suerte hoy eh.

El escritor sale a la calle, le compra unas garrapiñadas al tipo que está en la esquina con su carrito. Hace mucho frio. Sonríe, siente que se ha sacado una gran carga de mierda de encima.
Se aleja por la avenida, en una disquería suena “Here comes the sun ” de Los Beatles y en su mente aparece una y otra vez la viñeta aquella de Mafalda en la que Susanita conjuga verbos y pregunta horrorizada:
– Cómo no va a existir “nosotros me amamos”??

Read Full Post »

Lo que el país necesita es que este gobierno quijotesco termine con sus actitudes kafkianas y nos libre de un final verdaderamente dantesco.
(Dr. Alberto C. Peña, Confundir es gobernar)

Read Full Post »

Debo reconocer que siempre fui de tentarme de risa muy fácil, aún en los momentos más inoportunos. Me cuesta estar seria, salvo que este enojada, y a veces ni siquiera.
En la primaria cuando la maestra gritaba como una loca enojada con todo el curso por alguna pavada, yo no podía controlar la risa. No volaba una mosca en el salón, salvo por mi que intentaba ahogar mis carcajadas ante el espectáculo de la tipa súper sacada gritando. No era de maleducada, supongo que me parecía ridícula la situación, casi nada de lo que pasaba me parecía que ameritara tanto grito. En mi opinión esos discursos gritados le servían para afanar tiempo de clase.
Por supuesto me comí un par de retos por este motivo. Pero no lo podía evitar, más solemne la situación, más risa me daba.
Me mataba la lectura en voz alta, “cada uno lea un párrafo”. Mis compañeros ya sabían que yo me tentaba y lo hacían a propósito, ya sea haciendo ruiditos de animales o corriendo en el lugar al lado de mi banco con el libro mientras decían: “vos tenés que leer de corrido, así ¿ves?”
En la secundaria el problema continuó con el mismo cuadro de silencio en el salón ante un reto y yo no pudiendo refrenar la risa. Hasta he tenido que ir al baño a reírme y después volver.
Durante la secundaria, época en la que uno suele estar al pedo, nos juntábamos siempre a la tarde con mi grupito de amigos. Una vez vimos que en la revista Viva una nota que se llamaba “A reír que se cura el mundo”, decía que treinta minutos de risa eran el equivalente a hacer treinta minutos de bicicleta fija, esa tarde nos la pasamos riéndonos de cualquier pavada sin poder parar, a una de mis amigas sin embargo no le causaba, se ve que se pudrió de escucharnos. ¡Basta basta! ¡No sean tan felices! –Decía- debíamos de estar muy insoportables.
Ese día le agarró un pico de presión alta. ﴾Pau, si lees esto por casualidad: te quiero, sabélo!﴿
En primer año de facultad fui a estudiar a lo de un compañero que se tentaba de risa de la nada; por ejemplo estábamos comentando los textos y se empezaba a cagar de risa de repente. Se disculpó, me dijo que era como una especie de tic, pero yo le dije que no había problema, que no me parecía ni raro ni mal. La cosa que la situación continuó y yo me empecé a tentar de risa de que se tentara de nada así que ese día fue un reidero total ﴾si es que la palabra existe﴿. Aquel que hubiera visto eso hubiera dicho que estábamos para enchalecar ¿Quién dijo material de diván? ¿Quién dijo alerta psiquiátrica?

En fin, yo sé lo que es reírse hasta que duela la panza, hasta llorar, revolcarse por el piso de la risa sin poder parar y es lo mejor del mundo.
¡A reír que se cura el mundo!

Read Full Post »

Chusmerío


El chusmerío es una bosta alrededor de la cual sobrevuelan muchas moscas.
Hay mucha gente chusma, y eso de que los hombres no lo son es un cuento!… es mentira que chusmear sea asunto femenino nada más.
Parece ser una especie de válvula de escape de la propia realidad, una manera de decirnos a nosotros mismos y reafirmarnos ante los demás: – Uy mirá que mal que estan Juancito, Marita y Pindonguito…yo, en cambio nunca hubiera tomado ese tipo de decisión/hecho tal cosa y vos?
– No, yo menos, menos.
– Será posible, las cosas que hay que ver…

Y así se dan estos diálogos de los que la gente sale aliviada y feliz de no ser Juancito; los problemas estan lejos, los tienen otros; yo en cambio, que persona sensata soy, me asombro de darme cuenta tan pero tan bien de todo lo que los demás hacen mal.
Lo peor es que esto empieza casi desde que uno tiene uso de razón.
Es así como se suelen expresar las frustraciónes. Analizando cuidadosamente una crítica con saña y con la mano en el corazón tal vez encontremos mucho de lo que quisieramos ser y no nos animamos.
Para confiar en que nuestro camino es el correcto no deberíamos necesitar probar que el de los demás está equivocado.

Read Full Post »

Mocoso

Mirando estupefacta a un compañerito de sala roja que se sonaba los mocos y chupaba el pañuelo:
– ¿Por qué hacés eso?
– Porque está rico, probá vas a ver
– ¿Los míos o los tuyos?

El mismo nene más tarde se sacaba los mocos, los amasaba en la mesa y hacía bolitas verdes.
Yo hacía una viborita de plastilina en el colmo de la felicidad porque con paciencia había logrado que fuera larga casi como la mesa.
Al mirar hacia el otro extremo advertí que el susodicho niño trabajaba sin permiso en mi obra de arte, la viborita tenía una mirada verde…
– le puse ojitos- dijo.

Sobre la hora de salida se lo llevaron porque le sangraba la nariz.

Se ve que me ha quedado algún trauma, en mi mente el personaje del cuento “La nariz” de Gógol ﴾autor ruso﴿ tiene su cara.

Read Full Post »

Vacíos

El vacío en una hoja, por ejemplo, siempre fue uno de mis peores enemigos. Ese blanco amenazante… ese dedo acusador del reloj. Ese susurro leve de mi conciencia: la hoja esta así porque tenés un cerebro de ukelele…
Exámenes por lo general, el vacío creativo es otro tipo de vacío.

El vacío en una cajón que era la última esperanza de encontrar lo que estaba buscando desesperadamente, vacío deprimente…

El vacío en una bolsa de papas fritas “no me dejaste ni una solita?”

El vacío en las miradas de mucha gente. Y en las expresiónes de los que critican algo porque no lo comprenden.

El vacío en la heladera (y no el corte de carne precisamente).

El vacío de significado en muchos libros malos que no merecían la tala de un árbol, y el vacío en muchos programas de televisión que nos toman el pelo sin anestesia.

El vacío que dejan algunas personas que conocimos y nos juramos que siempre estarían en nuestras vidas pero por algún motivo ya no están. Vacío que nos hace preguntarnos cómo pudo cambiar todo tanto casi sin que nos diéramos cuenta.

El vacío espacial provocado por uno mismo a veces. Perdón casi nunca puedo evitar ser impuntual.

Vacíos que llenan: lo que hizo el vacío existencial con muchas obras de arte.

El vacío en aquel ropero esa vez que sacamos todo y nos encerramos con el grabador a escuchar Queen a todo volumen, qué linda edad! Abriste la puertita de mi mente por donde empezó a colarse todo aquello que empezó a convertirme en lo que soy, o por lo menos en lo que intento ser.

En-va-sa-do al va-cí-o vos sabés cocinar?
Y yo muriéndome de risa cuando andabamos saltando por los techos. Total, estaban vacíos.

Me borré de tu vida, tardé mucho en acostumbrarme al vacío que tal vez dejé.

Muchos vacíos se engolosinan con eso de ser irreversibles. Conviene tener mucho cuidado cuando se tiene la intención de “deletearse”.

Read Full Post »

Older Posts »